viernes, 14 de enero de 2011

El legado económico del “gasolinazo”

Es fácil inyectar expectativas inflacionarias; lo difícil es sacarlas de la cabeza de la gente. (Publicado en Página 7)     



El decreto que el 26 de diciembre impuso el “gasolinazo” tuvo un efecto psicológico que trasciende el alza de carburantes y que, por eso, permanece luego de la anulación de este incremento. El mencionado decreto introdujo incertidumbre en la economía y potenció las expectativas inflacionarias. El día de su promulgación los actores económicos descubrieron, amargamente, que el sistema de precios boliviano no era estable y que, además, este Gobierno podía ponerlo cabeza abajo en cualquier momento (era obvio que un aumento de las gasolinas de entre 50 y 80 por ciento alteraría por completo el costo de vida).
Toda vez que los principales agentes económicos no son parte de las clases populares, que sienten simpatía por el Gobierno, sino forman las clases medias y altas, las cuales desconfían de él, hasta ahora las expectativas económicas negativas se han activado con gran facilidad. El Gobierno pudo combatirlas con un manejo prudente de la economía, abundancia de dinero en el Banco Central y las excelentes cifras del balance nacional. Hasta el 26 de diciembre…
Luego del gasolinazo, los agentes trataron –y tratan– de cubrirse por anticipado. Los síntomas fueron la “semi corrida” bancaria del 28 de diciembre y la carestía de algunos alimentos y materiales de construcción, que continúa hasta hoy. En el caso de los bienes, la lógica de los compradores es acumular a la espera de que los precios suban, y porque temen que, en condiciones de volatilidad, el abastecimiento falle. Al mismo tiempo, los vendedores quieren retener la entrega de su mercadería, a la espera de un precio más alto. Estas son las “expectativas inflacionarias” que, como ocurre a menudo en la economía, funcionan como “profecías auto-cumplidas”. Al no vender esperando inflación, los comerciantes provocan desabastecimiento y al final éste, en efecto, causa inflación. Lo mismo pasa con las corridas bancarias: el sistema financiero nacional está más sólido que nunca, pero si la gente sacara dinero sin motivo y sin parar durante algún tiempo, causaría los mismos problemas que inicialmente sólo vivían en su imaginación.
Suele decirse que un 90 por ciento de la economía es psicología. El principal daño que han causado los irresponsables diseñadores del “gasolinazo” se registra en este terreno. Habrá que decirles: “Felicidades, nutrieron las expectativas inflacionarias, y con una poderosa inyección de vitaminas”. Ahora bien, estas criaturas de la psique colectiva, una vez engordadas, no se disipan de la noche a la mañana: para ahuyentarlas, el público tiene que confiar plenamente en las autoridades económicas y monetarias, y las condiciones contextuales deben ser favorables. Y ambas cosas ahora están en cuestión.
No contentos con el flaco favor que se hicieron a sí mismos, los miembros del oficialismo siguen complicando las cosas con su soberbia y sus declaraciones intempestivas. Si la fuente de las expectativas negativas es la incertidumbre, la única forma de combatirlas es proporcionar a la gente certezas firmes y claras. Pero el Gobierno hace todo lo contrario. Poco después de retirar el alza de combustibles, el Presidente volvió a ponerla sobre el tapete; sus parlamentarios hablaron de incrementos graduales; fueron desautorizados, pero hace poco Evo insistió en que la subvención se levantará algún momento; en fin, entre todos siguen alimentando el fuego de los temores colectivos, echando carne a las fauces de los comportamientos especulativos y pro-inflacionarios. Semejante actitud implica sumar irresponsabilidad sobre irresponsabilidad, y hace candidatas a las autoridades a un urgente psicoanálisis.
El Gobierno tiene que volver a ser prudente con la economía o de lo contrario tendrá que enfrentar problemas frente a los cuales la polarización política de los años anteriores sería un simple juego de niños. 

1 comentario:

  1. Hola Fernando. Te Felicito por el blog me haré seguidor tuyo!!!

    Te invito a compartir algunas ideas sobre inflación y otros temas económicos en mi blog

    http://faroteilumina.blogspot.com/2011/03/inflacion-otro-obstaculo-para-la-lucha.html

    Un gran abrazo

    Luis E. Gonzales C.

    Pd.- Saludos a la familia

    ResponderEliminar